¡AY TEGUCIGALPA! (cuento corto)

Tegucigalpa

Era ya más de la media noche, y la nostalgia precoz no acababa de apoderarse de los camaradas presentes. Recordaba que nunca antes había visto un militar, hasta que abrí los ojos aún medio dormida la mañana que llegamos a la frontera; parecía un espejismo visto tras la ventana del autobús. Habíamos viajado por tierra durante dos días para estar en aquella actividad, la cual extracurricularmente llegaba a su ocaso en ese pequeño bar clandestino de Tegucigalpa, mientras que aquella noche, por delante nos aguardaba el mismo viaje de regreso…

Read More