ANTES SI LOS HABÍAN MARÍA.

Wilmar Matarrita
A propósito de un panfleto que se reproduce en redes, comparando derechos entre trabajadores privados y trabajadores públicos satanizando derechos adquiridos por los trabajadores públicos.

Le contesto a una lidereza comunal, que lo reproduce, esta es mi respuesta:

Antes si los habían María.

Por: Lic. Wilmar Matarrita

Los trabajadores bananeros antes de 1984 ganaban mejor, incluso que los maestros, pues gracias a la organización sindical tan poderosa que tenían, lograban por medio de las convenciones colectivas, buenas negociaciones

En los años 80, las compañías bananeras, aliadas con un Cura llamado Claudio Solano y otros burgueses, inventaron las asociaciones solidaristas, mataron a los sindicatos y poco a poco las convenciones colectivas fueron sustituidas por una nueva figura llamado “arreglo directo”. Con el famoso arreglo directo, se fueron cayendo los salarios y los derechos de los trabajadores. Hoy da vergüenza ver cómo trabajan y cuánto ganan los bananeros, a lo más el salario mínimo. Y ni hablar de las piñeras, cañeras.

Esa es la realidad.

También debe saber ud compañera María, que antes de 1934, los trabajadores privados no tenían derechos, como tienen algunos hoy. Les pagaban con vales que iban a cambiar por comida y quinina para la malaria en los comisariatos, que eran de la misma empresa. Hay que leer 100 veces MAMITA YUNAI de Carlos Luis Fallas (CALUFA).

Precisamente en 1934, se da la famosa gran huelga bananera, dirigida por el legendario CALUFA, contra todas esas injusticias. Esa huelga histórica se desarrolló entre el 9 de agosto y el 16 de septiembre 1934 (hace 84 años). Como se puede ver duró 36 días o sea un mes y una semana.

¿Qué pedían los huelguistas en 1934? Salario mínimo, pago en efectivo y no con fichas o cupones, pago de horas extra, pago quincenal, abolición del contrato a destajo, herramientas costeadas por los patrones, aplicación de la ley de accidentes del trabajo, que los productos en el comisariato no fueran más caros que en la plaza, que las viviendas de los trabajadores debían ser costeadas por los patronos, la obligación de los patronos de instalar dispensarios en las fincas y dar facilidades para el traslado de los enfermos, finalmente libertad sindical y reconocimiento por parte de los patronos y del Estado del Sindicato de Trabajadores del Atlántico y demás organizaciones obreras del país.

Si bien la huelga, que vivió dos momentos, en un primer momento logró acuerdos parciales con la compañía y el gobierno, estos terminan violando los acuerdos y procediendo a la persecución de la dirigencia y los trabajadores.

Sin embargo, esta experiencia de lucha, fue la base de la siguiente organización sindical en el país y marcó su futuro.

Hoy que leo, este artículo reproducido por una mujer luchadora y de pueblo, de una familia de pescadores artesanales, lo que se me viene a la cabeza, es el gran reto de llevar a cada casa la historia de este país. Hay que reproducir por miles MAMITA YUNAI, hay que llevarlo a cada casa. Maestros, profesoras deben repartirlos en sus aulas, para que la juventud tenga acceso a la memoria histórica. La culpa no es de la gente del pueblo, cuando reproduce los mensajes de los opresores, la culpa es de cada costarricense, que con más información, desde su comodidad, no ha querido hacer un poco de sacrificio para alfabetizar a sus vecinos con menos información.

Hay que decir, por eso:
– En este país no debe haber tope de cesantía, no es Justo que un trabajar de lo privado tenga tope a los 8 años.
– Incluso el derecho de cesantía debe darse hasta por renuncia del trabajador. La renuncia casi nunca es por gusto y el patrono se queda con una parte de lo que el trabajador atesoró.
– Debe haber libertad a la organización sindical en la Empresa privada
– El derecho a la convención colectiva debe estar asegurado en lo público y en lo privado
– El derecho a la huelga, debe llenarse de contenido y no vaciarse con todo tipo de mecanismos represivos.

¿Queremos hablar de derechos?
¿Queremos hablar de democracia?
¿Queremos que nadie nos quite La Paz?

Pues cumplamos con estos derechos sagrados.

Leave a Comment