COLAPSO ECOLOGICO: SIN ABEJAS… SIN COMIDA

Muerte de abejas en Mazarrón, Murcia – España | Foto: Pablo Blazquez / Greenpeace.

• Plaguicidas, parásitos, enfermedades y cambio climático forman el duro cerco que acecha la supervivencia de las abejas

Las abejas son conocidas por producir miel, cera, propóleos y polen. También la preciosa jalea real, e incluso su veneno utilizado en apiterapia. Abeja rayada en negro y amarillo forman parte del imaginario colectivo, ya que son retratadas habitualmente en los dibujos animados y libros para niños. Y algunos sólo las recuerdan para sus dulces, miel o por el dolor de su picadura.
Pero lo que la mayoría de las personas no son conscientes, es que las abejas desempeñan un papel infinitamente más importante: son las mejores y más eficientes polinizadoras de la naturaleza, responsables de la reproducción y perpetuación de miles de especies de plantas, la producción de alimentos, salvar el medio ambiente y mantener el equilibrio de los ecosistemas.
Pocos sabemos de que en todo el mundo existen 20 mil especies de abejas. Sólo en Brasil hay más de 3 mil especies, y la mayoría de las abejas nativas sin aguijón.
En medio de todo este universo cuasi desconocido, en los últimos años arrecia un problema de proporciones significativas para la apicultura en todo el mundo: la desaparición y muerte masiva de abejas. Sólo en los EEUU un tercio de los enjambres se han ido perdido todos los años. En Brasil y América Latina están empezando a movilizarse a través de diversos informes de mortandad de abejas, lo que provoca, aún, controversias.

Intoxicación masiva

El problema ha alcanzado parámetros globales. En los últimos años los apicultores chinos enfrentaron pérdidas -de colonias- “inexplicables”. Los criadores egipcios informaron del colapso de numerosas colonias, y en Europa central hubo pérdidas de hasta un 25% desde 1985, según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Hay una conjugación de factores que explican el fenómeno. Por un lado el monocultivo. Cuando cientos de hectáreas son destinadas a la siembra de un solo alimento, como sucede en Estados Unidos y Europa, solo hay comida para las abejas en determinadas épocas. Otra de las causas, son las partículas de los pesticidas que quedan flotando en el aire y van envenenando a las abejas.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), de las 100 especies de vegetales que proveen el 90% de los alimentos en 146 países, 71 son polinizadas por abejas. Alrededor del 80% de las especies de plantas y árboles son fecundadas por insectos, entre ellos las abejas. Su desaparición es una amenaza para la seguridad alimentaria.”La muerte de estos insectos implica la pérdida de la biodiversidad, de las frutas, y de gran parte de los alimentos porque los únicos que no son polinizados son los granos. De no revertirseesta situación lo que sigue es la muerte de la humanidad. Nos vamos a quedar sin alimentos. Si en el mundo no se emprende una campaña para defender a los polinizadores, corremos nosotros peligro de desaparecer”, sentenció Silva.

Productores apícolas de la zona cordobesa de Traslasierra – Argentina quedaron devastados por la muerte de millones de abejas,

Masacre de polinizadores

En febrero de 2017 más de dos millones de abejas muerieron en una intoxicación masiva en Murcia, España.

El episodio de contaminación se produjo al aplicarse insecticidas a los árboles frutales, hecho que ocurre en fechas cada vez más tempranas.

La mortandad masiva afectó sobre todo a las abejas pecoreadoras, es decir, aquellas que se encontraban en el campo, mientras que no ha habido incidencia entre las que se encontraban en la colmenas, indicó Carlos Zafra, veterinario de la Asociación de Apicultores de la Región de Murcia.

Los millones de abejas melíferas muertas son la cara visible de este enorme problema, pero en el campo la masacre de otros polinizadores es igual de preocupante. Son un eslabón fundamental de la cadena trófica, de ellos depende en gran medida el equilibrio ecológico del planeta y nuestra propia seguridad alimentaria.

En España, según un informe de Greenpeace, el 70% de los principales cultivos dependen en mayor o menor medida de la polinización por insectos. En el caso de los nectarinos podrían darse pérdidas de hasta un 90% de la producción si estos insectos no realizan su gran labor. Además, este mismo informe puso en evidencia que la agricultura de la Región de Murcia es la tercera más amenazada en España por la pérdida de polinizadores, debido a la alta dependencia que algunos sectores tienen de estos insectos.

Conmoción en Córdoba – Argentina por la muerte masiva de abejas

Productores apícolas de la zona cordobesa de Traslasierra, quedaron devastados por la muerte de millones de abejas.

Se barajan varias hipótesis sobre las causas del desastre ecológico en la provincia Argentina. Especialistas señalaron que “las abejas se están muriendo por varias causas, por el avance de la frontera agrícola, por la disminución de campos naturales y fundamentalmente por el uso intensivo y abuso de los agrotóxicos. La mortandad de abejas u otros animales son biomarcadores que están avisando lo que está pasando en el ambiente y es sólo cuestión de tiempo que impactos similares sucedan a la población expuesta a estas sustancias”.

Más de dos millones de abejas murieron en una intoxicación masiva en Murcia, España.

Plaguicidas peligrosos

Los agricultores están atrapados en un ciclo vicioso que les hace totalmente dependientes de los plaguicidas químicos de síntesis, de otros insumos agrícolas y de las grandes empresas que los producen. “Estas empresas solo buscan su máximo beneficio económico y no tienen ningún interés en que se prohíban sus peligrosos productos ni en que la agricultura ecológica crezca: se cerraría el grifo que alimenta su negocio. Estas corporaciones son las primeras y grandes responsables de estas mortandades”, dice Greenpeace.

“Los plaguicidas químicos son auténticas bombas que se lanzan en el campo con total impunidad. Matan a las plagas de los cultivos, pero también a los principales aliados de los agricultores y dejan la Tierra herida de muerte. Dependemos de estos pequeños y fascinantes insectos como del aire que respiramos” ha afirmado Luís Ferreirim, responsable de agricultura de Greenpeace España.

El IsiS ( Institute of Science in Society), una ONG con sede en Londres, afirma que los índices sugieren que hongos parásitos usados para la lucha biológica y ciertos pesticidas del grupo de los neonicotinoides interactúan sinérgicamente entre ellos y provocan la destrucción de las abejas”. Para evitar los rociamientos incontrolables, las nuevas generaciones de insecticidas recubren las semillas para penetrar de forma sistemática en toda la planta, hasta el polen que las abejas llevan hasta las colmenas, a las que envenenan.

Incluso a una baja concentración, la utilización de este tipo de pesticidas destruye las defensas inmunológicas de las abejas. Por efecto cascada, intoxicadas por el principal principio activo utilizado -el imidaclopride (habilitado en Europa pero largamente cuestionado en Estados Unidos y en Francia, es distribuido por Bayer bajo diferentes marcas: Gaucho, Merit, Admire, Confidore, Hachikusan, Premise, Advantage…)-, las abejas libadoras se tornan vulnerables a la actividad insecticida de los agentes patógenos fúngicos pulverizados de forma complementaria sobre los cultivos.

“Pedimos que de forma inmediata se haga un control férreo del uso de plaguicidas, que a corto plazo se prohíban los más peligrosos y se apueste decididamente por la agricultura ecológica” ha concluido Ferreirim. Los agricultores necesitan más soluciones respetuosas con el medio ambiente y su propia salud. Es fundamental que se invierta más en investigación y desarrollo de la agricultura ecológica para que los agricultores dispongan de más alternativas para que no tengan que utilizar estos peligrosos venenos.

Las amenazas

Plaguicidas, parásitos, enfermedades y cambio climático forman el duro cerco que acecha la supervivencia de las abejas

La manera más habitual de la intoxicación aguda de las abejas es a partir de fumigaciones. Los insecticidas pulverizados en las hojas dejan residuos tóxicos en el néctar y en el polen de las flores, donde liban las abejas. En otras ocasiones, en el caso de las semillas tratadas, el insecticida que las recubre va siendo absorbido por el sistema vascular de la planta y, a medida que esta crece, alcanza las hojas y contamina también las flores donde se depositará la abeja. Además, también se generan polvos tóxicos en la siembra que pueden contaminar la flora silvestre atractiva para las abejas.

Pero los neonicotinoides no son la única causa del declive. Es el modelo agrario intensivo el que actúa de motor del cambio de hábitats. El uso de fertilizantes uniformiza los campos, los deja con pocas plantas con flores. Las abejas necesitan una variedad de plantas espontáneas que aseguren una floración todo el año.

El cambio climático es otro importante factor de riesgo de extinción para la mayoría de las especies de abejas, y particularmente para los abejorros. Las fuertes lluvias, las sequías, las olas de calor y el aumento de las temperaturas pueden alterar los hábitats para los que están adaptadas estas especies. La UIC teme que se reduzca dramáticamente sus hábitats, hasta conducirles a un declive de la población. Un total del 25,8% de las especies de abejorros de Europa están amenazadas de extinción.

Monsanto, Bayer, RT y las Fake News

Alrededor del mundo, las abejas están muriendo, debilitando rápidamente las colonias hasta el punto de colapso, parte de un fenómeno que muchos en la comunidad científica han identificado como “Desorden de Colapso de la Colmena”.

Pero por otro lado, estan aquellos que corren el eje del debate científico al colapso, y lo quieren instalar en la culpabilidad manifiesta de los apicultores, quienes provocarían el “virus de las alas deformes”. Y para llevar adelante esta idea de evidente manipulacion y desinformacion, recurren a ciertos medios de comunicacion, como RT, que se prestan a estas jugadas, como así también de ciertos científicos que representan a universidades de cierro prestigio.

En un articulo publicado por el medio digital RT, en connivencia con los grandes monopolios globales como Monsanto o Bayer -maximos exponentes en la produccion y comercializacion de agroquimicos-, dan a conocer un “estudio” sobre la propagación de una enfermedad que estría diezmando la población mundial de las abejas debido a la mano del hombre. Hasta aquí podríamos estar de acuerdo.

Pero, adentrandonos en el estudio dirigido por la Universidad de Exeter (Reino Unido) y la Universidad de Berkeley (Estados Unidos), nos revelan que la abeja europea ‘Apis mellifera’ es la principal responsable de la presencia del denominado “virus de las alas deformes” en millones de colmenas del mundo. Esta pandemia, seria la que ha causado la muerte de millones de abejas en las últimas décadas, y no los agroquímicos producidos por estos dos monopolios. Y añaden como consecuencia: el acción del ser humano, que comercia con “estos insectos” y los utiliza para polinizar cultivos. 

Los investigadores, continúa el artículo, sostienen que la propagación de esa enfermedad se ha vuelto mucho más peligrosa a raíz de combinarse con la acción del ácaro varroa, un organismo que se alimenta de las larvas de estos insectos y transmite este mal.

Los autores del estudio, que se ha centrado en la secuenciación molecular del virus y los ácaros en 32 ubicaciones de 17 países, indican que es necesario limitar de manera “estricta” el movimiento de las abejas -aunque no se conozca si están infectadas por el ácaro- y que los apicultores tomen medidas para controlar la existencia de este parásito en sus colmenas, ya que “también puede afectar a los polinizadores salvajes”.

“La idea clave de nuestro trabajo es que la pandemia mundial de virus en las abejas no es natural, sino provocada por el hombre. Por tanto, mitigarla está en nuestras manos”, sentencia el profesor Mike Boots, adscrito a las universidades de Exeter y de Berkeley.

Fuentes: Imneuquen/La Vanguardia/SemAbelha SemAlimento/El Tiempo/RT en Español/Redcom/

Leave a Comment