ESTAMPILLAS DE GUANACASTE

¿Sabían ustedes que Guanacaste tuvo sus propias estampillas o sellos postales?  En los períodos presidenciales del General Próspero Fernández y del General don Bernardo Soto circularon estampillas de Costa Rica, con un resello que decía GUANACASTE. La escasa cantidad y el hecho de ser sobrecargas, como se llama en términos filatélicos a las estampillas a las que se agrega un sello con un propósito especial, hacen que sean del mayor interés para los filatelistas de todo el mundo. Como suele suceder con las estampillas, hubo dos resellos o sobrecargas con defectos y que, obviamente son las que alcanzan mayor valor. Pese a que se hicieron en Inglaterra, famosa por su calidad en estos menesteres, en una de las ediciones la palabra apareció como “GUAGACASTE”, y en otra fue sustituida la última A, por una V invertida.

El primer decreto autorizando la circulación de estas estampillas fue firmado por el General Próspero Fernández y su Ministro de Estado, encargado de la cartera de Hacienda, don Mauro Fernández, el 17 de agosto de 1885. El 2 de noviembre Día de Difuntos, el Presidente de la República Licenciado José Joaquín Rodríguez firmó, junto a su Secretario de Hacienda, Doctor Pánfilo Valverde, el decreto que finalizó la circulación de las hoy famosas y perseguidas por los filatelistas, estampillas de Guanacaste.

REDACTADO POR ALVARO ROJAS