LO QUE NUNCA SE DIJO: LUTO AL GIRASOL. por Alejandra Vega.

Con mucha alegría inauguramos nuestra sección Cultural con este hermoso poema de la poetiza desamparadeña Alejandra Vega  

LO QUE NUNCA SE DIJO: LUTO AL GIRASOL

Entraste sin previo aviso, como brisa repentina.
Como lluvia de madrugada, en tiempos de setiembre.

Todo miente, todo cambia, menos el dolor y el recuerdo.
Y es que habita un cajón en mi memoria, hayandose en él un girasol marchito.
Me temo que no fue el tiempo su verdugo, aunque este le dejara cicatrices.
Murió por la mano cálida de una extraña, que en sus labios portaba veneno y en sus abrazos arrancaba lentamente sus raíces.

Añoro esa noche, la nuestra.
El momento en que en tu piel se hayaban las estrellas.
Esa vez en que tracé constelaciones con esos lunares adornandote la espalda.

Añoro esa tarde, la nuestra.
El olor a café me hipnotiza, lleva el aroma de tardes con pan dulce y el color oscuro de sus ojos mirandome fijamente.

Quiero maldecir al tiempo, quiero maldecirla a ella y este dolor que me desborda el cielo.
Plegarias en la habitación, llueve sobre mi almohada.
Que no hubiera dado por ser única a sus ojos?

Siento celos, envidia…
Porque no puedo maldecirla,
Porque es bendición tomarte la mano y ella con devoción la sostiene.

Saliste sin previo aviso, como brisa repentina.
Como lluvia de madrugada, en tiempos de febrero.

Me encuentro sola en el entierro,
Ha muerto el girasol,
por esta vez, no le lloro en silencio.